Planes de atención de enfermería para el herpes zóster

Planes de atención de enfermería para el herpes zóster

El herpes zóster , también llamado culebrilla, es una afección infecciosa causada por el virus de la varicela zóster (VZV), el mismo virus que causa la varicela zóster (varicela). Después de que un caso de varicela sigue su curso, el virus permanece inactivo en los ganglios de los tractos nerviosos espinales. Luego, el virus se reactiva y viaja a lo largo de los nervios periféricos hasta la piel, donde los virus se multiplican y producen erupciones vesiculares dolorosas. Es más común en adultos mayores y personas que tienen un sistema inmunológico débil.

Aunque el VZV generalmente afecta el tronco del cuerpo, el virus también se puede observar en las nalgas o la cara. Si está involucrado un nervio oftálmico, el paciente puede experimentar queratitis, ulceración y posiblemente ceguera. La infección secundaria resultante de rascarse las lesiones es común.

Un individuo con un brote de VZV es infeccioso durante los primeros 2 a 3 días después de la erupción. El período de incubación varía de 7 a 21 días. El curso total de la enfermedad es de 10 días a 5 semanas desde el inicio hasta la recuperación completa. Algunas personas pueden desarrollar una neuralgia posherpética dolorosa mucho después de que cicatrizan las lesiones.

El herpes zóster se caracteriza inicialmente por ardor, hormigueo, entumecimiento o picazón de la piel en el área afectada. La infección por VZV puede provocar la afectación del sistema nervioso central (SNC); La neumonía se desarrolla en aproximadamente el 15% de los casos. Aproximadamente el 20% de las personas que han tenido varicela desarrollarán herpes zóster.

Planes de cuidados de enfermería

Los principales objetivos de enfermería para un paciente con culebrilla pueden incluir una mayor comprensión de la condición de la enfermedad y el régimen de tratamiento, alivio de la incomodidad de las lesiones, énfasis en el aislamiento de contacto estricto, desarrollo de la autoaceptación y ausencia de complicaciones.

Aquí hay cuatro (4) planes de atención de enfermería (PAE) y diagnóstico de enfermería (NDx) para pacientes con herpes zoster (culebrilla):

Dolor agudo / crónico

Diagnóstico de enfermería

Puede estar relacionado con

  • Dolor en los nervios (más comúnmente en la división cervical, lumbar, sacra, torácica u oftálmica del nervio trigémino )

Posiblemente evidenciado por

  • Alteración del tono muscular.
  • Mascarilla facial de dolor
  • Informes de dolor ardiente, sordo o agudo
  • Informes de dolor localizado en el nervio afectado

Resultados deseados

  • El paciente se sentirá cómodo como lo demuestra la capacidad de descansar.
  • El paciente informará un control del dolor satisfactorio en niveles inferiores a 3 a 4 en una escala de 0 a 10.
TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:   Plan de cuidados de enfermería para alcalosis metabólica
Intervenciones de enfermeríaRazón fundamental
Evalúe la descripción del dolor o malestar del paciente: gravedad, ubicación, calidad, duración, factores desencadenantes o de alivio.El paciente puede describir el dolor como una sensación de hormigueo, ardor o hiperestesia extrema en un área de la piel. Estas sensaciones suelen preceder varios días al desarrollo de las lesiones cutáneas. La neuralgia posherpética es un síndrome de dolor crónico que puede continuar después de que las lesiones cutáneas hayan sanado. El paciente puede tener dolor constante o episodios intermitentes de dolor.
Evalúe los signos no verbales de dolor o malestar.Cada individuo tiene su propio umbral de dolor y formas de expresar el dolor o la incomodidad. Algunas personas pueden negar la experiencia del dolor cuando está presente. La atención a los signos asociados puede ayudar a la enfermera a evaluar el dolor.
Educar al paciente sobre las siguientes medidas:
Use ropa holgada y no restrictiva hecha de algodón.Las prendas estrechas que no respiran pueden frotar las lesiones y agravar la irritación de la piel. La ropa de algodón permite la evaporación de la humedad.
Aplique apósitos húmedos y fríos sobre las lesiones pruriginosas con o sin la solución de Burrow varias veces al día. Suspenda una vez que las lesiones se hayan secado.Esto proporciona alivio y reduce el riesgo de infección secundaria.
Evite las temperaturas extremas, tanto en el aire como en el agua del baño.El agua tibia causa la menor picazón y ardor.
Evite frotar o rascar la piel o la lesión.Rascarse estimula la piel, lo que a su vez aumenta el picor. También puede aumentar la posibilidad de una infección secundaria.
Use esteroides tópicos (efecto antiinflamatorio), antihistamínicos (efecto anti-picazón, particularmente útil a la hora de acostarse) y analgésicos.Es posible que se requiera una variedad de medicamentos para brindar alivio.
Administre los medicamentos indicados.Los analgésicos opioides orales ( codeína , hidrocodona ) se prescriben típicamente durante la fase aguda. Se pueden utilizar analgésicos, antidepresivos y antiepilépticos en el tratamiento de la neuralgia posherpética. Las preparaciones tópicas de la neuralgia posherpética incluyen la crema de capsaicina (Zostrix) y la crema de lidocaína- prilocaína (EMLA).

Conocimiento deficiente

Diagnóstico de enfermería

Puede estar relacionado con

  • Complejidad del tratamiento
  • Estado emocional que afecta el aprendizaje
  • Brote de herpes zóster
  • Nuevas condiciones y procedimientos

Posiblemente evidenciado por

  • Seguimiento inadecuado de instrucciones
  • Interrogar a los miembros del equipo de atención médica
  • Verbalizar información inexacta

Resultados deseados

  • El paciente o cuidador verbalizará la información necesaria sobre la enfermedad, los signos y síntomas, el tratamiento y las posibles complicaciones del herpes zóster.
Intervenciones de enfermeríaRazón fundamental
Determinar la comprensión del paciente y del cuidador sobre la condición de la enfermedad, el tratamiento y las complicaciones.Es importante que el paciente y el cuidador comprendan que una enfermedad oculta puede haber debilitado al paciente y haber permitido la expresión del herpes zoster.
Debido a la potencial infecciosidad, determine si el cuidador o la familia del paciente ha recibido la vacuna contra la varicela o si está inmunodeprimido.Aunque la vacuna contra la varicela no confiere inmunidad contra el herpes zóster, es menos común en los adultos vacunados contra la varicela que en los que han tenido varicela.
Brindar la información necesaria al paciente y al cuidador, incluida la información escrita:El paciente puede confundir la terminología y confundir el herpes zóster con el herpes genital. Debido a que el paciente puede ser reacio a preguntar, aclare este punto al paciente. Los pacientes deben tener un conocimiento integral de su enfermedad para participar activamente en su propio cuidado.
Explicación de la necesidad de aislamiento.Los pacientes deben aislar su ropa y ropa de cama, incluidas las toallas.
Descripción del herpes zóster, incluida la forma en que se transmite la enfermedad.Los fluidos de las lesiones contienen virus, que se transmiten por contacto directo.
Necesidad de notificar a los profesionales de la salud sobre los signos de inflamación del sistema nervioso central (SNC) (cambios en el nivel de conciencia).La evaluación temprana facilita el tratamiento oportuno de las complicaciones.
Fomentar la vacunación contra el herpes zóster (Zostavax).Esta vacuna se recomienda para personas de 60 años o más. No se recomienda para mujeres embarazadas o con inmunodeficiencias primarias o adquiridas o alergia a sus componentes. Se ha informado de una disminución del 50% en los brotes futuros y de una reducción superior al 60% en la neuralgia posherpética.

Riesgo de infección

Diagnóstico de enfermería

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:   Planes de atención de enfermería para trastornos convulsivos

Puede estar relacionado con

  • Lesiones con costras
  • Picazón y rascado
  • Lesiones cutáneas (pápulas, vesículas, pústulas)

Posiblemente evidenciado por

  • [no aplica]

Resultados deseados

  • El paciente permanecerá libre de infecciones secundarias, como lo demuestra la piel intacta sin enrojecimiento ni lesiones.
  • El paciente tendrá un riesgo mínimo de transmisión de enfermedades mediante el uso de precauciones universales.
Intervenciones de enfermeríaRazón fundamental
Evalúe la presencia y ubicación de lesiones cutáneas.Las lesiones están llenas de líquido, se vuelven amarillas y finalmente forman una costra en un lado del tronco o la nalga. Las lesiones siguen el camino de los dermatomas y ocurren en una banda como tiras. Las lesiones también pueden ocurrir en la cara, los brazos y las piernas si los nervios de estas áreas están involucrados. A medida que las lesiones se rompen y forman costras, adquieren la apariencia de las lesiones asociadas con la varicela.
Evalúe el prurito o las irritaciones de las lesiones y la cantidad de rascado. Valorar los signos de infección localizada: enrojecimiento y supuración de las lesiones.La infección secundaria puede ocurrir porque rascarse abre las pústulas y introduce bacterias.
Evalúe si hay lesiones alrededor del ojo o el oído.Se debe prestar especial atención a la evaluación de las lesiones cerca de los ojos y los oídos porque el virus puede causar daños graves en los ojos y los oídos. Esto puede provocar ceguera o dificultades auditivas. Para detectar lesiones en la córnea, el médico o enfermero practicante teñirá la córnea en el consultorio con tinción de fluoresceína y observará las lesiones típicas bajo una lámpara de Wood.
Evalúe el estado de vacunación del paciente y su familia y los antecedentes de varicela.Los pacientes con herpes zóster son contagiosos para otras personas que no han tenido varicela. Aquellos que han recibido la vacuna contra la varicela se consideran inmunes, pero deben tener títulos de varicela para confirmar la inmunidad.
Obtenga un cultivo y una prueba de sensibilidad de las lesiones sospechosas de infección, según se indique.Una prueba de cultivo y sensibilidad proporciona una indicación para la terapia con antibióticos adecuada .
Obtenga cultivos y análisis de sangre adicionales según se indique.Es posible que se requieran cultivos virales, frotis de Tzanck o frotis viral para el diagnóstico. También se pueden obtener diagnósticos serológicos.
Enseñe el aislamiento por contacto.El VZV se transmite por contacto con líquido de lesiones que contienen virus.
Indique al paciente que evite el contacto con mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas.Las lesiones activas pueden ser infecciosas y los individuos inmunodeprimidos son más susceptibles.
Use precauciones universales al cuidar al paciente para prevenir la transmisión de la enfermedad a sí mismo oa otros pacientes.El VZV puede transmitirse a otras personas y causar varicela en la persona que no ha tenido la enfermedad anteriormente.
Sugerir el uso de gasas para separar las lesiones en los pliegues cutáneos.Esto reduce la irritación, la picazón y la contaminación cruzada.
Desaliente el rascado de las lesiones. Anime al paciente a que se corte las uñas.Estas medidas previenen la apertura inadvertida de lesiones, la contaminación cruzada y la infección bacteriana.
Instruya al paciente en el uso de medicamentos antivirales , según lo prescrito.Los agentes antivirales son más efectivos durante las primeras 72 horas de un brote cuando los virus están proliferando. Los fármacos de elección son aciclovir, famciclovir o valaciclovir.
Instruya al paciente en el uso de esteroides sistémicos, si se ordenan, para un efecto antiinflamatorio.El uso de esteroides es controvertido; se utilizan con mayor frecuencia para casos graves.

Riesgo de alteración de la imagen corporal

Diagnóstico de enfermería

Puede estar relacionado con

  • Preocupación por la parte del cuerpo cambiada
  • Lesiones cutáneas visibles

Posiblemente evidenciado por

  • [no aplica]

Resultados deseados

  • El paciente verbalizará sus sentimientos sobre las lesiones y continuará con las actividades diarias.
  • El paciente demostrará una imagen corporal positiva, como lo demuestra la capacidad de mirar, hablar y cuidar las lesiones.
Intervenciones de enfermeríaRazón fundamental
Evalúe la percepción que tiene el paciente de su cambio de apariencia.Debido a que el curso de un brote puede durar varias semanas, los pacientes normalmente necesitan trabajar o realizar su rutina habitual; pueden necesitar ayuda para hacer frente a los cambios de apariencia.
Tenga en cuenta las referencias verbales a las lesiones cutáneas.La cicatrización puede ocurrir con brotes repetidos o si las lesiones están infectadas. Esto puede causar preocupación por la apariencia.
Discuta las razones del aislamiento infeccioso y los procedimientos cuando estén indicados.Tomarse el tiempo para sentarse y hablar / escuchar al paciente en la habitación disminuye la sensación de aislamiento y soledad.
Ayude al paciente a articular las respuestas a las preguntas de otros sobre las lesiones y el riesgo de infección.Es posible que los pacientes necesiten orientación para determinar qué decir a las personas que comentan sobre la apariencia de su piel. El ensayo de las respuestas establecidas a las preguntas anticipadas puede brindar cierta tranquilidad.
Sugiera el uso de ropa para ocultar cuando las lesiones puedan cubrirse fácilmente.Este enfoque puede ayudar al paciente que tiene problemas para adaptarse a los cambios en la imagen corporal.

Ver también

También te pueden gustar las siguientes publicaciones y planes de atención:

Planes de atención de enfermedades transmisibles e infecciosas


Planes de atención relacionados con enfermedades transmisibles e infecciosas:

Planes de cuidados tegumentarios

Todo sobre los trastornos y afecciones que afectan al sistema tegumentario:

Deja un comentario