Síndrome de dolor crónico

Síndrome de dolor crónico

Definición del diagnóstico enfermero NANDA-I

Experiencia sensitiva y emocional desagradable relacionada a una lesión tisular real o potencial o descrita en términos del daño (International Association for the Study of Pain); inicio súbito o lento de cualquier intensidad de leve a grave, constante o recurrente sin un final esperado o previsible y una duración superior a 3 (> 3) meses.

Características definitorias de la NANDA-I

  • Alteración de la capacidad para continuar con actividades anteriores
  • Alteración del patrón del sueño
  • Anorexia
  • Evidenciar el dolor con el uso de pruebas de comportamiento de dolor estandarizadas para aquellos que no pueden comunicarse verbalmente (p. ej., Neonatal Infant Pain Scale, Pain Assessment Checklist for Seniors with Limited Ability to Communicate)
  • Expresión facial de dolor (p. ej., los ojos carecen de brillo, mirada golpeada, movimiento fijo o disperso, mueca)
  • El representante informa la presencia de dolor y cambios de conducta/actividad (p. ej., cuidadores miembros de la familia)
  • Auto-enfoque
  • Auto-reporte de intensidad usando escalas estandarizadas de intensidad del dolor (p. ej., escala FACES de Wong-Baker, escala visual análoga, escala de clasificación numérica)
  • Auto-reporte de las características del dolor (p. ej., dolor, quemazón, descarga eléctrica, alfileres y agujas, disparos, dolor/sensibilidad, puñaladas, palpitación) el uso de escalas de dolor estandarizadas (p. ej., el cuestionario del dolor McGill, inventario breve de dolor)

Factores relacionados con la NANDA-I

  • Edad > 50
  • Alteración en el patrón de sueño
  • Condición musculoesquelética crónica
  • Contusión
  • Lesión por aplastamiento
  • Daño al sistema nervioso
  • Estrés emocional
  • Fatiga
  • Género femenino
  • Fractura
  • Trastorno genético
  • Antecedentes de abuso (p. ej., físico, psicológico, sexual)
  • Antecedente de mutilación genital
  • Antecedente de sobreendeudamiento
  • Antecedente de posturas de trabajo estáticas
  • Antecedente de abuso de sustancias
  • Antecedente de ejercicio vigoroso
  • Desequilibrio de los neurotransmisores, neuromoduladores, y los receptores
  • Trastorno inmunológico (p. ej., neuropatía asociada al VIH, virus de la varicela-zóster)
  • Deterioro del funcionamiento metabólico
  • Aumento de índice de masa corporal
  • Estándares de sexualidad ineficaces
  • Agente de la lesión*
  • Estado isquémico
  • Desnutrición
  • Lesión muscular
  • Compresión nerviosa
  • Condición postraumática relacionada (p. ej., infección, inflamación)
  • Aumento prolongado de la concentración de cortisol
  • Manipulación repetida de cargas pesadas
  • Aislamiento social
  • Artritis reumatoide
  • Infiltración tumoral
  • Vibración de todo el cuerpo

El Síndrome de dolor crónico es un diagnóstico enfermero de la NANDA-I recién aceptado. Este “síndrome” es problemático, ya aprobado como un diagnóstico enfermero. Cuando se revisan las características definitorias, éstas representan el Dolor crónico. Cuando se revisa la lista de “factores relacionados”, representan los factores causales o que contribuyen al Dolor crónico.

“Es importante distinguir entre el Dolor crónico y el Síndrome de dolor crónico. La fisiopatología del síndrome de dolor crónico (SDC) es multi-factorial y compleja y todavía no se conoce bien. El SDC se diferencia del dolor crónico en que las personas con SDC, con el tiempo, desarrollan una serie de problemas de la vida relacionados más allá de la sensación de dolor en sí. Es importante distinguir entre los dos, ya que responden a diferentes tipos de tratamiento” (Singh, 2014; Grossman y Porth, 2014).

El tratamiento del SDC debe adaptarse en forma individual a cada paciente. El tratamiento debe enfocarse en interrumpir el refuerzo de la conducta del dolor y la modulación de la respuesta al dolor. Los objetivos del tratamiento deben ser realistas y centrarse en restablecer la función normal (discapacidad mínima), una mejor calidad de vida, reducir el uso de medicamentos y prevenir la recaída de los síntomas crónicos.

Un programa autodirigido o de terapia física dirigida por un fisioterapeuta, individualizada a las necesidades y objetivos del paciente y que se proporciona en asociación con una terapia ocupacional (TO), tiene un papel importante en el restablecimiento funcional de los pacientes con SDC.

El objetivo de un programa de terapia física es aumentar de manera gradual la fuerza y la flexibilidad, comenzando con ejercicios de deslizamiento suave. Los pacientes por lo general son reacios a participar en la terapia física debido a un dolor intenso.

Las técnicas de terapia física incluyen aplicaciones de calor y frío, posicionamiento, ejercicios de estiramiento, tracción, masaje, terapia ecográfica, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET) y manipulaciones.

Objetivos NOC

Control del dolor, nivel de dolor, dolor: efectos perturbadores, control del dolor, control de la depresión, dolor: respuesta psicológica adversa, afrontamiento, nivel de estrés.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:   Sufrimiento espiritual

El individuo experimentará una medida de alivio satisfactorio, como lo demuestra (especificar):

  • Mayor participación en las actividades de recuperación.
  • Reducción de los comportamientos de dolor (especificar).
  • Mejora en el estado de ánimo, afrontamiento.

Intervenciones NIC

Manejo del dolor, administración de medicamentos, estimulación del ejercicio, manejo del estado de ánimo, mejora del afrontamiento, acupresión, aplicaciones de calor y frío, distracción.

Véase Dolor crónico para las intervenciones relacionadas con el tratamiento del dolor de la persona.

Las intervenciones a seguir son las estrategias que utilizan los principios básicos de la terapia cognitivoconductual que puede utilizar una enfermera profesional para:

  • Crear una relación terapéutica con la persona.
  • Promover la autoestima positiva.
  • Recompensar los comportamientos no relacionados con la enfermedad.

Evaluar con cuidado sus creencias o prejuicios que puedan ser un obstáculo para proporcionar cuidados de enfermería empáticos, éticos y profesionales a esta persona

  • Los individuos con este síndrome no fingen, sí sienten los síntomas. Consultar losconceptos clave para la diferenciación del Trastorno facticio y de simulación.

¿Considerar que…

  • el trastorno de síntomas somáticos no es válido para esta persona?
  • es posible diferenciar correctamente entre los “pacientes con dolor” y los “adictos nomerecedores”?
  • esta persona está fingiendo?
  • esta persona busca fármacos?
  • esta persona le hace perder su tiempo?
  • la mayoría de las personas que toman crónicamente opioides es adictiva?

Al examinar sus inclinaciones, recordar que “no hay malos pensamientos, sólo malas acciones”

  • Imponer límites en el número de enfermeras asignadas a la persona.
  • Validar específicamente que usted considera que sus síntomas son reales. Compartircon otros integrantes del personal.
  • Explorar específicamente qué le hace sentir menos estrés o angustia a la persona.
  • “Escuchar para comprender en lugar de escuchar para responder” (Procter, Hamer,McGarry, Wilson y Froggatt, 2014, p. 93), en especial en discusiones no relacionadas con la enfermedad.
  • Hacer un alto por su habitación cuando la persona no lo haya pe-dido o para ayudarla aestar más cómoda.

Disminuir su ansiedad acerca de las enfermedades (Boyd, 2012)

  • Explicar las pruebas de diagnóstico que se ordenaron.
  • No aconsejar que tal vez sean necesarias pruebas de diagnóstico específicas.

Explicar a la persona y la familia los diversos métodos no invasivos para aliviar el dolor y su eficacia

  • Explicar los usos terapéuticos de preparaciones de mentol, masaje y vibración.
  • Enseñar a las personas meditación consciente.
  • Relajación (p. ej., yoga, ejercicios de respiración, visualización guiada).
  • Música.

Iniciar educación para la salud derivar a otros profesionales, según esté indicado

  • Aclarar a la persona y la familia el seguimiento recomendado.

Deja un comentario